Son las palabras las que se entrelazan e iluminan haciendo realidad la creación de este blog del café literario de las escuelas primarias del distrito de Lanús.
Siempre dispuestos a los desafíos y teniendo en cuenta las “nuevas alfabetizaciones,” decidimos iniciar esta etapa asignándole la importancia que tiene la lectura y la escritura en el manejo de las TIC, para no quedar al margen de las transformaciones de la sociedad actual.

Que disfruten plenamente de esta edición.

Comisión Distrital
2.009

Libros anteriores

Entrevista a la Sra. Ana María Casadamón -Inspectora Jefa Regional de Educación de Región 2

Continuación de la entrevista

Si desean escuchar más detalles de la entrevista mantenida con la Sra. inspectora Jefa Regional, Ana María Casadamón, presionen en el siguiente link donde podrán oir o bajar el archivo de audio:

http://entrevistaLanus.mypodcast.com

Café literario 2.010

Café Literario 2010 on PhotoPeach

24 de octubre de 2009

E.P. Nº 72

LA PRINCESA Y EL PRINCIPE

Había una vez, hace mucho tiempo en un castillo muy lejano, una bella princesa llamada Julieta. En su castillo tenía un hermoso jardín de rosas. Un día apareció allí una horrible bruja. El jardinero fue a contarle a la princesa. Al otro día su jardín de rosas se secó. La princesa se quedó muy triste.
De pronto, apareció la bruja, le tiró un hechizo, la princesa quedó dormida y el jardinero no sabía qué hacer. Al ver que un príncipe pasaba por ahí le pidió ayuda. Al ver a la princesa se enamoró y la besó. El beso hizo que la princesa se despertara y también quedó enamorada de él.
Días después, se enteraron de que la bruja murió y el jardín de rosas volvió a florecer. El príncipe y la princesa decidieron casarse y fueron felices por siempre.

Franco Leonel Medina
4°B
E.P. Nº 72

EL MAR DE LOS PIRATAS

Hace mucho tiempo había un barco navegando por el Mar Rojo, aparecía todas siempre a partir de la media noche. Ahí vivía un pirata llamado Barba Roja.
Tenía una vieja amiga llamada Ana, quien estaba enamorada de él.
En el barco, también estaba Jonás a quien tenían como rehén, sin proporcionarle alimentos. Pasó un tiempo y aquella chica, Ana, comenzó a sentir algo por Jonás.
El pirata se enteró del enamoramiento y se puso celoso.
Después de unos días, al fin, Barba Roja le dio de comer a Jonás. Al probar el primer bocado se dio cuenta de que la comida estaba envenenada, por lo que quiso luchar con Barba Roja, pero sus esfuerzos fueron en vano ya que estaba casi muerto del hambre.
Jonás murió en la lucha por su gran amor.
Ana desesperada comenzó a llorar y a maldecir el nombre de Barba Roja y allí se vengó pegándole un tiro al pirata.

Taller de Escritura - 6°B
E.P. Nº 72

TITO, EL COLECTIVERO DE VILLA JARDÍN

Los viernes 13 había almas en el “quinto”, calle ubicada junto al Riachuelo en Villa Jardín , de tierra , llena de basura que tiran los vecinos, cadáveres de caballos de cartoneros, que trabajan para sobrevivir, que muchas veces maltratan y los dejan abandonados y de otros animales. También aparecen cadáveres humanos. Es un lugar frío muy frío, da miedo caminar por allí. Siempre se respira olor a podrido. El barrio hablaba de almas, espíritus…la llorona, el pombero, el lobizón y…almas en pena.
Y en ese barrio, vivió Tito Morales, un pibe de ojos marrones oscuros, quien vestía muy mal, con ropa rota y sucia con sangre porque su mamá lo golpeaba mucho, de cabello negro, seco y opaco, se rascaba todo el tiempo .Su casa no tenia luz ni agua. El piso era de tierra, el techo de bolsas, chapas y madera .Tuvo una infancia cruel y desprotegida. Dormía en la calle como un animal con León, su perro. Los dos estaban flacos, desnutridos. León era tan flaco que casi era solo un ruido, el que hacía su esqueleto cuando corría. Un día conoció a Don Ramón, fundador de un hogar y él le mostró otro camino, aprendió a ser persona, a dormir en una cama con su almohada, bajo un techo, con una nueva familia y pudo ir a la escuela.
Pasaron los años, formó una familia. Vivió alquilando en un hotel, mucho no le alcanzaba y estaba triste. Trabajaba de colectivero y siempre pasaba por “el quinto”, su viejo barrio, su vieja casa, su vieja vida. Cuando pasaba los viernes 13, él tenía la sensación de que subía en el colectivo, su madre.
La noche anterior, se recostó en el sofá. Tenía sueño, estaba cansado luego de una larga jornada. Y otra vez la pesadilla como todos los viernes 13, día en que había muerto su mamá años atrás.
La difunta, estaba en su casa acostada en la cama y con delirio llamaba a su hijo
-Tito ayúdame! ¡Titooo!
Él se acercó y ella lo abrazó muy fuerte .Tito reaccionó, uno de sus hijos lo llamó:
-¡Pa ! ¡Pa ! ¡Papá!-
Se levantó sudando, sus ojos estaban llenos de lágrimas.
-Me muero!!
Tito pensó:-En verdad mi madre me quería y yo estuve muy mal porque le dije un montón de cosas feas. Pero recordé cuanto sufría por ella, me pegaba cachetazos, no me daba de comer y me mandaba a cartonear desde Villa Jardín al Bajo Flores, iba con el carro y yo era el caballo. Mi perro León era mi compañero de ruta, mi amigo, mi único amigo. Yo era pobre y vivía en soledad, mi madre no estaba nunca, salía todo el tiempo regalando su vida por nada. Y así crecí…
Y llegó nuevamente la pesadilla. Se levantó esa mañana, miró el almanaque y sintió escalofríos en todo su cuerpo, su rostro pálido y su cabello erizado como un perro horrorizado fueron testigo de ese día. Encendió el televisor y vio un accidente de un compañero de la empresa, vecino de su viejo barrio, quien conoció a su madre.
Fue a la empresa, era ya de noche. Pasó por el puente Alsina, llegó “al quinto” y se persignó al pasar por el Gauchito Gil invocando su protección. Tres cuadras después, una señora subió al colectivo, él intentó ver su rostro pero ella se cubrió. Puso las monedas y se sentó en el fondo. La miró por el espejito y no estaba, se sorprendió y se dio vuelta. Estaba allí. En la parada siguiente bajó toda la gente. Quedaron ella y él. La pesadilla se acercaba, él sorprendido observó que no estaba la extraña mujer. Cada vez que se daba vuelta se acercaba un asiento más…todo era silencio…Ella le tocó el hombro con su mano fría y le dijo:
-Señor, ¿me lleva al cementerio?-.Pero no dejó ver su rostro
-.No paso por allí - le contestó.
-Tengo que bajar acá
El frenó el colectivo y la misteriosa mujer bajó…pero no pudo arrancar más.
La dama silenciosa comenzó a caminar por la ribera, no había nadie…, los perros aullaban .Pidió ayuda y la siguió sediento de curiosidad. Ella entró a la casa de la infancia de Tito. El la siguió y ella de espalda se dio vuelta y lo enfrentó…
-¿Quién es Usted? - Preguntó Tito
-Tu madre .respondió. Volví para que me perdones, yo me arrepentí, no debí hacerte trabajar, te abandoné. ¡Te voy amar siempre!
Se abrazaron y Tito lloró.
La esposa del colectivero lo despertó nuevamente de ese sueño y fue a trabajar como cualquier día.
Hoy Tito además de ser colectivero, dedica su vida a rescatar niños y niñas de la calle en la fundación de Don Ramón.

Taller de Escritura
5° A
E.P. Nº 72

3 comentarios:

Àngeles Teruggi dijo...

¡Excelente! El tema, el enfoque, la creaciòn del clima, las descripciones justas sin caer en exageraciones. Un placer leerlo y un gran trabajo de equipo. Los felicito.
Un consejo: deben mejorar la puntuaciòn, hacerlo les ayudarà a crecer como escritores y hablarà bien de ustedes cuando sean profesionales.

Àngeles Teruggi
angelesteruggi@gmail.com

Àngeles Teruggi dijo...

El comentario que hice se referìa al cuento "Tito, el colectivero de Villa Jardìn". Ese es el que me pareciò excelente.
En cuanto a las reglas de puntuaciòn y ortografìa, es comentario es aplicable a todos los cuentos publicados. Es bueno que los chicos se acostumbren a edad temprana a utilizarlas correctamente, màxime gustàndoles tanto escribir.
Un cariño y mis felicitaciones a quienes tuvieron la idea y dirigen esta iniciativa. Tal vez se pueda pensar un blog similar para los adultos que crecimos en Lanùs, ¿que les parece?
Àngeles Teruggi

Anónimo dijo...

Hermoso, un relato que deja sin palabras a quien lo lee, una triste realidad que viven en su infancia muchos de nuestros niños....